DEPARTAMENTO DE HISTORIA

Exposiciones

DEPARTAMENTO DE HISTORIA

El Departamento de Historia se fundó en 1957. Sus primeras actividades fueron básicamente de docencia en el nivel de licenciatura; posteriormente abrió sus programas de maestría y doctorado, y se abocó a tareas de investigación y difusión. Los frutos de estas actividades se han concretado en publicaciones, las cuales han ido creciendo con el paso del tiempo.

MISIÓN

La misión del Departamento de Historia es generar, transmitir, y difundir conocimiento histórico, de manera especializada aunque no excluyente en lo relativo a la generación y la difusión según las líneas de investigación departamentales, todo ello en el marco del Ideario y la Filosofía Educativa de la Universidad Iberoamericana.

En el desempeño de esta misión el Departamento ha de operar con los más altos estándares posibles de calidad académica; lo cual, implica, entre otras cosas que el programa de Licenciatura en Historia se encuentre debidamente acreditado y que los programas de Maestría y Doctorado en Historia se encuentren inscritos en el Programa Nacional de Programas de Calidad del Conacyt. La auto-exigencia de calidad implica también el que todos los profesores –de cualquier nivel, y sean de asignatura o de tiempo– ostenten como mínimo el grado de maestría; los alumnos de doctorado han de ser desde luego atendidos por profesores con dicho grado. En congruencia con el Ideario institucional, por una parte, y con el carácter reflexivo de su propia práctica, el Departamento asume su misión en el marco de una vocación de servicio a la sociedad –en particular a los menos favorecidos– en su concreción histórica espacio-temporal. En virtud de ello, busca responder a través de las actividades que le son propias a las necesidades de México en lo que se refiere a la comprensión de su realidad social y política, así como a la conformación de una identidad cultural e histórica, con el fin de que sus estudiantes asuman el compromiso de servir a los demás en el proceso de la construcción de una sociedad más libre y solidaria. En consecuencia, en el Departamento se privilegian –de nuevo, de manera no excluyente– temáticas relativas a la historia de México, desde el período novohispano hasta nuestros días. Se hará énfasis especial en la reflexión sobre el conocimiento histórico, las formas de escritura de la historia, los problemas de la historiografía y la relación de la historia con otras disciplinas afines. Departamento ha de trabajar sobre los diversos aspectos de la práctica profesional del historiador: la producción del conocimiento histórico, la reflexión historiográfica sobre los diversos modos de producción científica, y la docencia y la divulgación del conocimiento histórico.

VISIÓN

El Departamento de Historia se ve a sí mismo como una comunidad académica conformada por los responsables de la gestión académica (Director, Coordinador de la Licenciatura y Coordinador del Posgrado), académicos de tiempo, académicos de asignatura, estudiantes de licenciatura, estudiantes de posgrado y personal de apoyo; una comunidad consagrada a las funciones interrelacionadas de docencia/aprendizaje, investigación y difusión en el campo de la disciplina de la historia. En diversos aspectos (temáticas privilegiadas, estilos de trabajo, vinculación de las funciones de docencia, investigación y difusión, por ejemplo) ofrece tanto a posibles investigadores como a potenciales estudiantes una opción verdaderamente alternativa a las ofertas de otras instituciones.

El Departamento es consciente tanto de sus fortalezas como de sus debilidades; entre las primeras cabe mencionar su liderazgo a nivel nacional en lo relativo a la teoría de la historia, el vigor de su programa de publicaciones (varios libros al año y la revista Historia y Grafía, que figura en el Índice de Revistas Mexicanas de Investigación del Conacyt), el ser el centro difusor más importante en el mundo hispanoamericano del pensamiento y la obra de autores de primer nivel mundial tales como Michel de Certeau, Francois Hartog, Hans Ulrich Gumbrecht, las trayectorias y la experiencia de sus académicos de tiempo (profesores/investigadores), la vinculación con no pocas figuras de primera línea a nivel mundial que son frecuentes profesores visitantes en el Departamento (Frank Ankersmit, Luiz Costa Lima, Francois Dosse, Francois Hartog, Hans Ulrich Gumbrecht y Hayden White, por ejemplo) y la disponibilidad en los acervos de la Biblioteca “Francisco Xavier Clavigero” de importantísimos fondos documentales (entre los que se cuenta, por ejemplo, el Archivo Porfirio Díaz, integrado por más de un millón de documentos). Son, además, notables los incrementos en las demandas de ingreso a los programas curriculares de posgrado y el interés que suscita la posibilidad de trabajar en el Departamento como académico de tiempo. Por lo que concierne a las debilidades, puede hablarse de las edades próximas o relativamente cercanas a la de la jubilación de una proporción significativa del claustro de académicos de tiempo del Departamento; la desventaja frente a otras instituciones con programas curriculares en historia que significan las colegiaturas de la Universidad (asimetría que hace necesario competir en calidad y especificidad); el hecho de que por la naturaleza de los programas curriculares ofrecidos por el Departamento el campo de trabajo ordinario de los egresados –como los de las carreras de humanidades en general– será el mundo académico en el que la inserción exitosa puede ser difícil y en que, si bien es posible tener un ingreso que permita un nivel de vida decoroso, no es posible uno que exija mayores recursos. Lo anterior no implica, desde luego, que las únicas actividades susceptibles de ser desarrolladas por un historiador sean la investigación y la docencia a nivel superior; la difusión, la divulgación, el apoyo a museógrafos, la docencia a nivel medio y medio superior son, entre otras, posibilidades abiertas a los egresados de la licenciatura y del posgrado en historia.

En el Departamento se respira una atmósfera de libertad y fraternidad; las decisiones de importancia se toman de manera colegiada en los diversos organismos estatuidos (Consejo Académico, Consejo Técnico de Licenciatura, Consejo Técnico de Posgrado, etcétera) y en el Colegio de Académicos (organismo no estatuido, pero que permite un encuentro relativamente formal de todos los académicos de tiempo del Departamento para la discusión de asuntos de interés común y para arribar a acuerdos vinculantes en relación con ellos).

Son notables y productivas las relaciones que guardan tanto académicos como estudiantes con sus pares de otros departamentos. En el caso de los primeros, ello es especialmente marcado en el caso de los Departamentos de C iencias Sociales y Filosofía; en el de los segundos, con los de Arte, Letras y Filosofía.